|  Registro
 
     

Decálogos y consejos de conducción

feb. 26 2016

Engaños no siempre bien intencionados...

 

Algunos supuestos decálogos y consejos nos quieren dar la impresión que nos ofrecen una especie conocimiento concentrado y puro, como si se tratase de una "varita mágica" o "píldoras del saber".

 

Pero no os dejéis engañar y caigáis en la trampa. Tan solo se trata de un espejismo, una ilusión... Una práctica que llega a los límites del fraude y la inmoralidad en el manejo de los conocimientos. No hay atajos y quien crea que no es así, puede que le salga muy caro y doloroso descubrir la verdad.

 

Si lo cuestionamos con cierta auto-critica, veremos que solemos ser pasivos y esperamos que nos "transfieran" estos conocimientos y habilidades con tan solo leer los resúmenes y compartir ciertos escritos.

 

Os aseguro que tal posibilidad no es más que una ilusión generada por la disponibilidad de conocimientos elaborados en forma de los mencionados decálogos y consejos de conducción, como definiciones de conceptos, procedimientos estandarizados para actuar o tomar decisiones, modos de interpretación, descripción, y explicación.

 

Así, poco a poco se llega a una situación paradójica, en lugar de contribuir a nuestro aprendizaje, al perfeccionamiento de nuestras habilidades y a nuestro favor, sucede justo lo contrario.

 

Es importante recordar que ni se nos transfieren conocimientos, ni los asimilamos nosotros individualmente como algo que realmente APRENDEMOS por y para nosotros mismos.

 

En caso de estar interesados en profundizar un poco, os recomiendo la lectura (a fondo y no solo un resumen, jajaja), entre otras, sobre las cegueras cognitivas, la ilusión del conocimiento y el efecto Dunning-Krüger.

 

- Por ceguera cognitiva entendemos aquel fenómeno humano derivado del acto de "distinguir" al "no saber que no se sabe" o por "saber que se sabe". En ambos casos, la posibilidad de continuar expandiendo el conocimiento queda totalmente clausurado.

 

- La ilusión o error de conocimiento se podría definir como un estado dónde el individuo cree o piensa que el conocimiento adquirido es verídico, sin que se llegue a cuestionar en ningún momento. Se da principalmente en la cotidianidad, es decir, en los actos más simples de nuestro día a día. Cuando pensamos que sabemos algo porque hasta la respuesta parece lógica, sin embargo, esta misma creencia ciega en nuestro conocimiento es la que nos induce al error.

 

- La interpretación de Krüger y Dunning es que la capacidad de evaluar con precisión cómo se realiza una actividad depende de la habilidad para realizar esa misma actividad. Por consiguiente, los más incompetentes sufren un doble déficit. No sólo tienen menos destreza, sino que encima carecen de las herramientas mentales para juzgar su propia incompetencia.

 

Para bien o para mal, son demasiadas las "falacias" para mencionar tan solo una. Sin embrago, el problema esta justo en la no verdad de esas verdades absolutas resultantes del reduccionismo de la ciencia "clásica" con su simplificación, descontextualización, parcelación y babelización del conocimiento...

Total: 0 Comentario(s)